they aren´t, they are...- CARCELES

A lo largo de la historia, la situación de las personas que sufren persecuciones, torturas, detenciones, cárceles, en suma violencia en cualquiera de sus manifestaciones, es una constante. Independientemente de contextos geográficos, históricos, sociales o políticos; la sistemática vulneración de los más elementales derechos, sucede en el transcurso de la cronología de la humanidad.

Dice Walter Benjamín:

“No existe documento de cultura que no sea a la vez documento de barbarie.”

Probablemente a eso aspiren estas imágenes; a ser documentos que, en parte, testimonien la barbarie en que vivimos.

La memoria es una forma de resistencia. Y como testimonio de la época histórica en la que nos toca vivir, acercarse a sitios en los que aunque invisibles, están presente  "los nadie ̈, es una forma de memoria.

En diferentes espacios geográficos, y a lo largo de la historia, se localizan sitios mas o menos visibles; en los que la humanidad ejercita sus esquemas de opresión y tortura.

Durante el transcurso de la II GM, en territorios europeos, hubo centros de internamiento y exterminio de personas. En la actualidad y, quizás como reflejo de una época oscura de la humanidad, se vuelven a reproducir los mismos sitios, los mismos esquemas... 

Puerta de entrada al campo de Sachsenhausen (Oranienburg, Alemania), en su reja la inscripción ARBEIT MACHT FREI - EL TRABAJO OS HACE LIBRES, fue el campo de concentración y exterminio utilizado por la alemania de Hitler como piloto para su política de exterminio durante la II GM.

Interior del campo de Sachsenhausen, donde se puede observar el principio del panóptico. Este dispositivo debía crear así un «sentimiento de omnisciencia invisible» sobre los detenidos. El filósofo e historiador Michel Foucault, en su obra Vigilar y castigar (1975), estudió el modelo abstracto de una sociedad disciplinaria, inaugurando una larga serie de estudios sobre el dispositivo panóptico.

Migrantes subsaharianos concurren a clases de castellano, CETI de Ceuta (España).

Puerta de entrada al campo de Sachsenhausen (Oranienburg, Alemania), en su reja la inscripción ARBEIT MACHT FREI - EL TRABAJO OS HACE LIBRES, fue el campo de concentración y exterminio utilizado por la alemania de Hitler como piloto para su política de exterminio durante la II GM.